Black October

What people of Catalonia and Spaniars have experienced the last october has had a great impact on the feelings, usual talks and way of living of thousands of citizens. Overall, a black October.

English version

El mes empezó con una jornada anormal. Cientos de catalanes acudiendo a puntos de votación no autorizados por el Estado Español; policia y guardia civil interrumpiendo en colegios; gente desarmada y con los brazos en alto, gritando democracia,…y golpes, muchos golpes. Lo que Europa y el mundo vieron de ese fatídico 1 de octubre fue el principio de un mes negro.

Referendum Day
Citizens are making a wall to stop police if they tried to enter and stop the polls. Barcelona, 2017.
Referendum Day
People in the queue, waiting to vote on the referendum on 1st of October. Barcelona, 2017.
IMG_8416
Mossos d’Esquadra (Catalan police) on their way to take the ballot boxes out of a school. Barcelona, 2017.
Referendum Day
National policemen protecting one of the Headquarters in Barcelona on the referendum day. Barcelona, 2017.

En lo que respecta a los sucesivos días, todo se podría resumir en amagos de haber encontrado una salida, en discursos ambiguos, en el “leer entre líneas”, en “ahora está en tu tejado”, entre el gobierno central y el Parlament de Catalunya. El forcejeo culminó con la activación del Artículo 155 de la Constitución Española por el Gobierno del Partido Popular – previa aceptación del Senado – y la Declaración de Independencia de forma unilateral aprovada por el Parlament de Catalunya el pasado 27 de Octubre.

Un mes en el que los medios no han parado ni un segundo de retransmitir qué sucedía en Catalunya – con más o menos acierto; un mes en el que los ciudadanos hemos contemplado atónitos, rabiosos y con el corazón compungido- yo incluida – cómo se ninguneaban las instituciones catalanas, tanto por la suspensión de la Autonomía en aplicación del art. 155 como por la toma absoluta del Parlament por los partidos pro-independencia; en cómo se incrementaba la brecha entre independentismo y el mal llamado “unionismo”; un mes dónde informativamente sólo ha existido el “mono tema” catalán. Pero, aún así, eso no ha sido lo peor. La crisis de Cataluña, como dicen por ahí, es también la crisis de España y, de facto, de Europa.

Como éste es un blog de opinión, en el que yo y cualquiera pueden expresar lo que piensan, dejaré aquí algunas reflexiones.

Y sigo, ¿tan malo sería que un pueblo histórico, con cultura y tradiciones propias, con lengua propia y reconocida, con seis años de manifestaciones masivas a favor de una misma idea, con una mayoría del Parlament escogido a favor de esa idea, decida qué rumbo emprender para su futuro? ¿Tan malo sería que se usara la democracia – esa palabra con la que muchos ahora se llenan la boca sin conocimiento – para que todas las partes pudieran opinar, debatir y finalmente refrendar la solución en las urnas? ¿Tan malo sería que Carles Puigdemont y Mariano Rajoy hablaran como la gente normal?

Empezó octubre de una manera negra y ha acabado de la misma manera. Con los altibajos propios que supone un proceso costoso, masivas demostraciones en la calle a favor y en contra de la independència – casi cada fin de semana -, el encarcelamiento de los “Jordis” y sucesivas caceroladas desde los balcones catalanes, el pasado viernes 27 de octubre todo se emborronó y las partes que deberían sentarse y negociar “van tirar pel dret”, dejando el marrón en la sociedad.

General Strike, October 3rd.
Catalans take the streets on 3rd of October to support a general Strike against the violence of 1st of October. Barcelona, 2017.
IMG_8512
Catalans take the streets on 3rd of October to support a general Strike against the violence of 1st of October. Barcelona, 2017.
IMG_8518
Catalans take the streets on 3rd of October to support a general Strike against the violence of 1st of October. Barcelona, 2017.
IMG_8549
Catalans take the streets on 3rd of October to support a general Strike against the violence of 1st of October. Barcelona, 2017.
IMG_8555
National Police helicopter seen from one side of the demonstration. Barcelona, 2017.
IMG_8570
“Europe, where are you”. Barcelona, 2017.
IMG_8578
Firemen are bordering the Catalan Parliament in order to control the masses outside. Barcelona, 2017.

Ahora y siempre, si no estás a favor de la causa independentista, automáticamente lo estás de la causa “españolista” y las palabras “facha” o “unionista” aparecen en la boca de aquellos que se autodenominan demócratas. De la misma manera se ve del lado contrario. “Separatistas” o “romper España” son formas habituales de describir a los que apoyan la independencia.

Estas palabras no son un mero insulto. Algunos las dirán en broma, pero son fruto de la división, del enfrentamiento y la ignorancia. Por poner un ejemplo, a Joan Manuel Serrat le llamaron “fascista” por afirmar que el referendum del 1-O no era transparente.

El “procés” ha puesto a prueba los sentimientos de mucha gente y los políticos, empecinados en sus propósitos de destrozar y humillar al contrincante, han emprendido una carrera donde todo se vale. De donde podría haber salido un bonito proceso reflexivo sobre el futuro de toda España – empezando por una reforma de la Constitución y reescribiendo el papel de las autonomías -, ha aparecido una pesadilla que nadie sabe cómo va a terminar.

IMG_20171029_112758_419.jpg
Young people supporting the unity of Spain on the massive demonstration on Sunday 29th October. Barcelona, 2017.
Rally for the Unity
View of the massive demonstration on Sunday 28th October in favor of the unity of Spain and against the declaration of independence made the previous Friday. Barcelona, 2017.

Visto lo visto, la autocrítica es necesaria. El gobierno encabezado por Mariano Rajoy, por su obstinada resistencia a escuchar y la negligencia con que ha tratado todo el asunto catalán durante estos años – empezando por él mismo cuando en 2006 impulsó una recogida de firmas para que el Estatut fuera votado en toda España; Carles Puigdemont y todos los consellers, además de los partidos que apuestan por la independencia, por justificar sus actos en un referendum que claramente no cumplió ningún estándar desde el momento que la primera urna fue retirada; los medios de comunicación, por saturar y, en algunos casos, dramatizar la situación en Cataluña y la visión hacia el resto de España; las entidades independentistas, ANC y Omnium Cultural, por pretender decidir sobre el futuro de Catalunya desde fuera del Parlament; los que se dedican a incendiar, sean políticos del gobierno o del govern, la oposición, abogados, jueces, periodistas, o gente de a pie, por malinterpretar el “conflicto catalán“.

Ahora, con un presidente cesado en el extranjero, con orden de busca y captura, y su gobierno también cesado en prisión por delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, entre otros, el independentismo tiene un nuevo motivo para seguir creyendo. Muchos, después de la proclamación de la República Catalana el 27-O y del paso de los días sin ninguna pista de cómo se iba a configurar dicha república, veían con menosprecio todo el discurso soberanista. Ahora ya no. Mientras, el gobierno central se lava las manos a la espera de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre, aunque a estas horas seguro que hay un tal ‘Pablo Casado’ diciendo entre los suyos “te lo dije Puigdemont” cuando comparó el porvenir del político catalán con el del expresidente de la Generalitat Lluís Companys.

No hay soluciones mágicas, pero el encarcelamiento del govern y, seguramente, también de Puigdemont, no arregla las cosas. Agudiza un problema político, con mayúsculas y, lo más preocupante, deja a la justícia española con un pie dentro y otro fuera del poder ejecutivo, algo que sin duda trunca toda esperanza que haya separación de poderes en España.

Y digo, ¿Quiénes son aquí las verdaderas víctimas? La convivencia, eso que enorgullecía a Cataluña por ser un territorio plural y diverso, se ha roto. Ya lo decía el periodista Jordi Évole en un programa de televisión. La convivencia es algo muy senzillo, pero también muy frágil. El 1 de octubre empezó con llanto y el mes termina de la misma forma. Y el pueblo, como siempre, paga.

Day of Independence 01
Crowds of people gathered in Plaça Sant Jaume. The Catalan Parliament approved that afternoon the Republic of Catalonia and thousands are filling up the streets all over Barcelona and catalan cities to celebrate it. Barcelona, 2017.
Day of Independence 02
People gathered in Plaça Sant Jaume on 27th October. Barcelona, 2017.
Day of Independence 03
People gathered in Plaça Sant Jaume on 27th October. Barcelona, 2017.
Day of Independence 04
People gathered in Plaça Sant Jaume on 27th October. Barcelona, 2017.
Day of Independence 05
People gathered in Plaça Sant Jaume on 27th October. Barcelona, 2017.
Day of Independence 06
People gathered in Plaça Sant Jaume on 27th October. Barcelona, 2017.
Day of Independence 07
“Help Catalonia, Save Europe”, a message broadly spread in October rallies. Barcelona, 2017.

One thought on “Black October

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s